El blog de Luisa Tomás

El blog de Luisa Tomás

martes, 2 de marzo de 2010

Shutter Island: la decepción


Y no. La decepción no es el subtítulo. Es lo que sientes cuando la ves. Esperaba mucho más del tándem Scorsese-DiCaprio.
Y DiCaprio está muy bien. Es un gran actor. Pero la peli es tan previsible que su trabajo queda deslucido.
En general, el guión es pobre. Da la sensación de que es una película mil veces vista.
¿Sabéis de qué va? (Si no queréis saberlo, no sigáis leyendo).
Un policía –un ex combatiente de la Segunda Guerra Mundial– va con su compañero a investigar la desaparición de una mujer en un psiquiátrico, confinado en una tétrica isla sin escapatoria posible.
A lo largo de su investigación, mediante "flashbacks", vamos viendo cómo DiCaprio es un tío marcado por los horrores de la guerra y necesita también un loquero. A la vez, tiene un dolor relacionado con la muerte de su mujer.
En fin, que a los cinco minutos sabes todo lo que va a pasar en la peli: ni una sorpresa, ningún giro espectacular en el guión (nada que no hayamos visto ya en otras pelis)... Los enigmas no son tales y, por si esto fuera poco, no hay misterio que resolver.
En resumen, que si no fuera porque la peli ha costado un pastón y tiene una buena fotografía y está bien rodada y muy bien ambientada –es Scorsese, no un chavalito que esté empezando– y tiene un genial protagonista y un estupendo (e inquietante) secundario –Ben Kingsley (lo que son las cosas, lo nombro y no puedo olvidar su genial aparición en Los Soprano interpretándose a sí mismo)–, os podéis ahorrar los siete euros.

9 comentarios:

  1. ¡Oh! A mí me gustó mucho. No compartimos la misma opinión, y en parte me alegro, la diversidad de criterios hace que todo sea más interesante, incluido el arte.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. afortunadamente, existe la diversidad. Si no... qué rollo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola!

    Veo, Luisa Tomás, que coincidimos bastante en la valoración de esta película. Somos lo menos los que no la vemos tan, tan redonda y le ponemos algunas pegas. Como ya has leñido mi opinión en me blog... ya está todo dicho.

    Gracias por pasarte por allí. Espero que sigamos compartiendo opiniones. Tu blog me gusta mucho.

    Un abrazo cordial.

    ResponderEliminar
  4. Gracias. Sí, coincidimos. Yo le veo, básicamente, un guión muy fácil. Predecible 100%. Enseguida sabes lo que va a pasar. No ha sorpresa.
    Gracias por escribir. Seguimos siguiéndonos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Coincido con Igor, reciente seguidor recíproco mío.

    Creo que han hecho un buen trabajo y no hablo por hablar, porque de otra cosa no pero de cine algo sé jeje. La fotografía es impresionante, hacer dudar constantemente es difícil de lograr y, aunque alguna gente piense que responde a un tópico, no lo hace por la forma en que la película está hecha. Aún así, respeto tu opinión como la que más!!

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Y yo la tuya, Agustín.
    Bienvenido y gracias.
    Estás en tu casa

    ResponderEliminar
  7. Anónimo3/3/10 15:21

    Una cosa es tener una idea genial y otra muy distinta llevarla a la práctica. Aunque esta idea ya la hemos visto en cierta manera en otras películas, como por ejemplo la más que aconsejable "El maquinista" con un Christian Bale incomensurable, no por ello deja de ser un proyecto interesante. Pero desafortunadamente, como bien dices, es decepcionante. Y esto es así sencillamente por que no es tan fácil escribir un guión, sorprender al espectador, entrelazar el desarrollo de la película con el final y aún menos saber diferenciar cuando asistimos al mundo interior del protagonista, y cuando al mundo real, de tal modo que no nos hundamos con él en su fantasía. Para hacer un final al estilo Agatha Christie hay que saber dejar las pistas adecuadas, algo que Scorsesse no ha sabido hacer, como por ejemplo sí sucede en "El sexto sentido".
    Lo peor, probablemente, es que los medios nos vendan una película policíaca, algo que sin duda no es. Lo mejor, la actuación de Ben Kingsley y la idea de realizar un psicodrama curativo (hemos visto algo parecido en "The game"). Vamos, que coincido contigo bastante, y también me cuesta trabajo, como profesional de la psicología aceptar ese final (prefiere la mutilación a la curación), pues si bien realmente ese tipo de razonamientos suceden, nunca a un nivel deliberado. Además, delirios de este tipo muy raramente son tan consistentes y mantenidos en el tiempo, más bien son episodios referidos al discurso, más que a los hechos. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Me encanta este blog y tus escritos.
    Prometo pasarme a menudo.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Anónimo, por tu aportación. No lo habría dicho mejor que tú y coincido plenamente en tu valoración.
    Andrés, bienvenido. Me gusta que me guste. Acepto tu promesa.
    Saludos a los dos.
    Seguimos leyéndonos por estos lares y otros
    Luisa Tomás (recién llegada del sol marroquí, no podía más con tanta lluvia...)

    ResponderEliminar