El blog de Luisa Tomás

El blog de Luisa Tomás

miércoles, 17 de febrero de 2010

No entiendo...

...no entiendo que toda la gente que hace cine en España se llame a sí misma "la gran familia del cine español", menos Amenábar, Almodóvar y Agustín Díaz Yanes. Y algún actor de los realmente buenos.
No voy a entrar a discutir si "Celda 211" merece o no tanto premio. Entre otras cosas porque, independientemente de lo que yo piense de la peli, los premios son una cosa bastante aleatoria.
Sólo dos preguntas sobre este palmarés de los Goya.

1. ¿Por qué la estupenda Soledad Villamil es Goya a la Actriz Revelación cuando lleva 400 años trabajando? ¿No la habían visto antes?
2. ¿Qué hace Marta Etura en "Celda 211" para merecer un premio? Flipo.

16 comentarios:

  1. Creo q tus dos preguntas nos las hacemos muchos, yo he intentado contestármelas.
    A lo de Soledad Villamil, como en el cine español sólo miramos nuestro ombligo ahora que se ha acercado a una coproducción española es cuando la han visto.
    Y lo de Marta Etura, si miras a sus contrincantes tampoco hay mucho donde rascar y yo quiero pensar que también es por trabajos anteriores que no han tenido reconocimiento "Azul oscuro casi negro" o "Para que no me olvides"

    ResponderEliminar
  2. Lo de Soledad Villamil no tiene nombre. Y lo de Marta Etura... pues tampoco. En fin, a mí es que "la gran familia del cine español" me ataca las terminaciones nerviosas, qué le voy a hacer

    ResponderEliminar
  3. Veo que hoy, compa Luisa, vienes con el ánimo revoltoso... Soy un ferviente defensor del cine español, pero tampoco me gustan los conciliábulos de capillitas, ni cosas por el estilo; vaya, que no me creo que, en un mundillo donde el ego casi no cotiza, de tanta sobreabundancia, haya lugar para muchas hermandades y/o familiaridades. En fin, yendo a tus preguntas: lo de Soledad Villamil tiene la única lógica (si es que tiene alguna) de no ser una artista muy conocida en España (salvo por sus papeles en pelis precedentes de Campanella, como El mismo amor, la misma lluvia y Luna de Avellaneda -que, desde luego, no tuvieron tanto éxito como El hijo de la novia...-), además de que la presentación en un apartado determinado es algo que determina la productora que presenta la candidatura, y no los "electores"; en cuanto a lo de Marta Etura, y aunque casi me avergüence confesarlo, aún no he visto Celda 211, con lo cual poco puedo opinar al respecto.

    Un fuerte abrazo y buen día.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo18/2/10 3:25

    Con tu permiso doy mi opinión sobre el tema, que ya he puesto por ahí en algún lado. Era de prever lo de Celda 211 sencillamente porque a los españoles lo que de verdad nos va es lo que esta película en esencia es: un revolcarnos a gusto en lo negativo. El guión sólo es bueno durante la primera media hora, luego es un despropósito absurdamente forzado a lo catastrófico y con la intención de demostrarnos una vez más que en este país no hay héroe que valga y que esa oscura madre que es el sistema siempre gana al final. Mejor no esforzarse. Hay que agradecer a los señores director y guionista por un mensaje tan edificante y celebrado.Y Luis Tosar, vale, es un fenómeno, pero realmente para un actor es infinitamente más fácil realizar un papel-cliché obsesivo, plano, monotemático y altamente emocional como Malamadre que, por ejemplo, desplegar un personaje complejo, sutil y lleno de contradicciones como Jaime Gil de Biedma en El Cónsul de Sodoma. A Jordi Mollá solo podría decirle que me descubro ante él, que respeto hasta el último centímetro de rodaje que ha hecho en esa película. Cualquier persona que tenga una mínima idea de lo que es actuar sabe que llevo razón, y que es incomparablemente más difícil un personaje que otro, y que Mollá ha hecho un trabajo memorable. Sin embargo, esa era la noche del injustificado triunfalismo español y aquella era la película señalada. En la cuneta, además del Cónsul, queda la que realmente es la revelación del año, “El secreto de sus ojos”, un film que le da cincuenta vueltas y media a cualquiera de las triunfadoras, por delante y por detrás (y también por los costados). Extraordinario guión. De nuevo, y como siempre en la historia del mundo, lo verdaderamente bueno pasa desapercibido, y lo mediocre, por conveniente y populista, enarbola la bandera de lo sublime.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Manuel. Qué tal? Soy revoltosilla, en general. Yo no creo en el concepto "cine español", no creo que tenga un sello. Y si existe, creo que dentro de ese concepto de "cine español" no entra gente como, por ejemplo, Amenábar y su película Ágora. Da igual quién presente las candidaturas, el caso es que Soledad Villamil no es una actriz revelación, es una actriz hecha. Y "Celda 211"... no pasa nada si no la ves, según mi criterio, claro. Hay mucha gente a la que le encanta.
    Agradezco tu opinión y me encanta que participes en mi blog, que es tu casa, si así gustas.
    Luisa Tomás

    ResponderEliminar
  6. Estimado anónimo, gracias por participar, por expresarte y por alargarte. He leído con atención tu exposición y estoy bastante de acuerdo con lo que dices de Celda 211. No he visto El cónsul de Sodoma, no me seduce, a priori, aunque quizá la vea. Y sí, Jordi Mollá es uno de los gradndes, quizá de los mejores de este país. A ver si la veo y te cuento.
    En cuanto a "El secreto de sus ojos"... la adoro desde que la vi. Es maravillosa. Tiene un guión magistral y los actores no pueden hacerlo mejor.
    SEguimos hablando.
    Bienvenido

    ResponderEliminar
  7. Y, hay otra pregunta.
    La crisis significa un estado endeudado hasta las orejas. Menos dinero público, menos subvención, y menos para sectores deficitarios, puesto que "la gran familia de..." no exporta ni cacahuetes.
    ¿Qué pasará cuando se haya cerrado el grifo? De qué van a vivir, los pobres.

    ResponderEliminar
  8. Sí... ¡qué lástima el día que no puedan vestirse de Dior!... No sé, Igor. El tema aquí es muy complejo. Yo no subvencionaría ni una sola película con dinero público, la verdad. Pero éste es un país muy paternalista para según qué cosas. Siempre ha sido así. Da igual el gobierno

    ResponderEliminar
  9. A mi desde que Diaz Yañez perpetró "Alatriste" he dejado de considerarle buen director, es mas, he dejado de considerarle como director, y casi como persona...

    ResponderEliminar
  10. Bienvenido, Manantial.
    Lo mío con Alatriste iría para largo –libros y película–, me extendería mucho.
    Tu opinión es respetable y bienvenida.
    A mí Díaz Yanes me cae muy bien. Y hay películas de él (Nadie hablará... y Sólo quiero caminar) que me encantan.
    Lo dicho: gracias por participar

    ResponderEliminar
  11. ¡Ay! La subvención pervierte la cultura.
    Una cosa es dar un empujón al que comienza, y la otra es pagar las rentas de gente que hace años que se afeita.
    Y por no hablar que la subvención corta la poca libertad que pueda haber en todo. Pasas de artista a "Cliente".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. No puedo estar más de acuerdo, Igor.
    Así nos va.

    ResponderEliminar
  13. Son ciertas, la reflexión de la entrada, y la de Igor. A mí me sorprende que algo que se califica a sí mimso de familia (con notables excepciones) piense que puede dar una imagen objetiva a la hora de entregar premios. Y por qué los premiados no pueden ser más concisos y elegantes al dar su discurso, y no van con el cariño ya dado desde su casa, como éscribía David Trueba el otro día...es una imagen un poco endogámica que no les favorece. pero ellos verán.

    ResponderEliminar
  14. De acuerdo también contigo, Explorador. En general, dan una imagen muy pobre, endogámica y triste del cine español. Sus discursos son poco imaginativos, nada mordaces, no tienen sentido del humor... En fin, un rollo.
    Gracias, chicos.

    ResponderEliminar
  15. Creo que la nominación del Goya a actriz o actor revelación es a los actores que han trabajado por primera vez o de las primeras veces en una película ESPAÑOLA. Es decir, que aunque tengan una filmografía extensa, como Soledad Villamil, es una "revelación" en la cinematografía española.

    A mí también me parece ridículo, pero ya te digo que creo que esa sería la explicación más o menos oficial de ese Goya.

    ResponderEliminar
  16. Hola, Xalons. Bienvenido al blog. Y gracias por tus palabras. Pues claro ue es ridículo lo del Goya a la actriz revelación a Villamil, sea cual sea el "alfiler" con que la Academia quiera cogerlo.

    ResponderEliminar