El blog de Luisa Tomás

El blog de Luisa Tomás

viernes, 3 de diciembre de 2010

Recuperando historias


Prisas, urgencia, exceso de trabajo, días festivos que han de compensarse currando el doble los previos. En fin, un asquito: eso es diciembre. De hecho, no tengo tiempo de ocuparme de mi blog. Así que voy a hacer un poco de trampa y voy a recuperar un relatillo que subí hace tiempo. ¿Por qué éste y no otro? Porque empieza el puente y mañana vuelvo al sitio al que siempre regreso y del que un día, como Juan, el del relato, también me fui.
Por cierto, dan nieves y no sé poner las cadenas. Espero no quedarme tirada y acabar llamando al pueblo para que baje alguien con un tractor a por mí :)

Ahí va:
Despedidas

Antes de que el tren emprendiera su marcha, miró una vez más por la ventanilla y le dijo adiós con la mano y con una sonrisa fingida, para que no lo viera llorar. Miró su cara tan cercana, tan serena, y notó que un relámpago lo partía por dentro. El reloj de la estación marcaba las siete menos un minuto y el tren soltó una sacudida de ruido metálico, previa al cierre de las puertas. El atardecer se cernía sobre el horizonte y teñía de rojo un puñado de casas grises, desvencijadas; los campos, tan solos; los árboles, tan tristes.

Se esforzaba por contener las lágrimas y combatir el frío que le oprimía el estómago e intentó regalarle el brillo de su mirada, tirarle un beso, la risa, pero estaba ahogado en un llanto callado. Cerró dos segundos los ojos, respirando hondo, como si quisiera llevarse en su pecho los colores del otoño en los que había crecido, el aire que lo había alimentado. Al abrirlos, él seguía en el andén, apretando con sus manos fuertes y nervudas su vieja boina, como si quisiera estrangularla; con su chaqueta de pana negra, su olor a tabaco y tomillo, sus vivaraces ojillos vidriosos, su eterno chaleco gris y su camisa de franela.

Se oyó el silbido que anunciaba la marcha. El tren comenzó a desperezarse con un movimiento violento, pero acompasado y cansado, como si se negase a seguir su camino. Juan no pudo más y extendió sus manos sobre el cristal de la ventanilla, intentando alcanzar a su padre, abrazarlo con la misma fuerza con la que lo abrazó la lúgubre madrugada de agosto en la que su madre se marchó para siempre, consumida y derrotada, fatigada, envuelta en sábanas de hilo blancas.

Hundió su cara entre sus manos y lloró como lloraba de niño, encerrado en su propia contradicción: quería otra vida, pero sabía que al dejar ésta una parte de su alma se apagaba para siempre. Saber que su padre se quedaba solo, entre sus aperos, sus tazas de porcelana, su lumbre al amanecer y sus recuerdos, lo devoraba por dentro, pero no quería vivir allí. Llevaba años odiando ese maldito pueblo sin luces ni futuro. Quería ver otra cosa, conocer otros lugares, otras vidas, salir con una chica...

Apartó su lágrimas a manotazos con el deseo de volver a verlo.
Sacó la cabeza por la vetanilla y lo vio caminar seguro hacia el atardecer, con "Loco", su perro, enredándose entre sus piernas.
"Papá", gritó.

El hombre giró su cabeza y, dueño de la sabiduría que sólo dan los años, apartó su cigarro de entre sus labios y le devolvió una sonrisa tranquilizadora y aprobatoria, enseñando sus grandes y fuertes dientes blancos. "Buen viaje, hijo. Llámame algún día". Y agitó su mano con vigor. Apuró su cigarro mietras veía el tren partir por la inmensidad llana y desolada, haciéndose cada vez más pequeño, más inalcanzable, más rápido... y dejó, entonces sí, que sus lágrimas corrieran libres por su cara sin afeitar, labrada de sol y lluvia, de vida.

7 comentarios:

  1. ¡agg! Pero Luisa, casi me saltan las lágrimas. Y es así, alguna vez hay que dejar las cosas atrás, el mundo de los padres, la adolescencia y ir a otro lugar.
    El relato me ha gustado mucho, anunque triste. Hay un momento que parece que logras congelar el tiempo, cuando dices eso de "él seguía en el andén, apretando con sus manos fuertes y nervudas su vieja boina, como si quisiera estrangularla;" Es una imagen muy poderosa. También la melancolía por el lugar abandonado, y sus casas desvencijadas.
    ¡Me voy a poner un poco de rock, a ver si me animo!

    ResponderEliminar
  2. ¿Rock? Excelente opción... Te sugiero que ames a Isabel un rato o bien que te pongas esto:
    http://www.youtube.com/watch?v=OIh3nO6-V_A

    Yo procedo a ponérmelo. Voy a quitarme la tontería a ritmo de guitarras contundentes
    Abrazos heladores desde la meseta

    ResponderEliminar
  3. Dejar media vida segura atrás para buscar la otra media que nadie te asegura es una de las experiencias más desgarradoras que conozco.

    Tus palabras recuperadas estna llenas de vida y emoción, gracias por ellas.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti, Pilar. Eres muy generosa al pasarte por aquí

    ResponderEliminar
  5. viajando por el mundo de los blog del cual yo participo llegue al tuyo el cual me parecio muy lindo y con lindas cosas a leer que te llenan la mirada.. todo muy lindo..
    Abrazos
    linda semana

    Saludos

    Permiso para segurite y te invito a visitarme a
    http://poesia-del-cielo.blogspot.com/
    desde ya bienvenida

    ResponderEliminar
  6. Ay, que he leído ahora tu relato... Y se me ha metido algo en el ojo, cachís :-((
    Muy bien narrado, los detalles y la dramatización (sin dramatismo), geniales.
    Apropiado para estas épocas, pero muy triste.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Dona. No pretendía ser triste sino descriptiva, pero es que a veces las realidades no son precisamente alegres.
    Un abrazo

    ResponderEliminar