El blog de Luisa Tomás

El blog de Luisa Tomás

martes, 2 de diciembre de 2014

Delirio de la última luna del otoño

Nunca he sabido, en esto del amor, cuando las cosas son certezas. Ni qué parte es real y cuál literatura, puro platonismo, cosas que nuestra cabeza construye con un andamiaje figurado y vano que acaba desplomándose y cayendo por su propio peso, dada la gravedad (del asunto).

Nunca lo he sabido. Y tampoco lo sé ahora. Y creo que ya me da igual; no tengo edad para ir averiguando verdades, pero sí para crear imágenes que huyan del día a día. Para eso nunca es uno lo suficientemente viejo.

Nunca lo sabré. No. Quizá nunca lo sepa. Lo que sí he sabido al escuchar acercarse su voz mientras me atrapaba la última luna del otoño, luchando por brillar fría y petulante entre un abrigo de nubes, es que hay imágenes perfectas. Por ellas he de morir, por ellas sueño. Por lo demás, que el mundo siga siendo de los realistas. Así nos va.

Y que cada cual ponga el amor en su sitio. Y que a cada cual lo ponga el amor en su sitio. Real o figurado.

1 comentario:

  1. Anónimo3/12/14 7:38

    "You knew just what I was there for.... you heard me saying a prayer for someone I really could care for..."

    La Luna sabe.... lo malo es que habla muy bajito y no nos enteramos, pero ella sabe.... todo lo ve y lo escucha, aún cuando va "nueva"...

    ResponderEliminar