El blog de Luisa Tomás

El blog de Luisa Tomás

jueves, 10 de junio de 2010

Esto son cuatro días...


...la vida misma y lo que me falta para ver el estreno de la tercera temporada de "True Blood". Y tengo síntomas claros de dependencia al "V", como si fuera un jodido drenador de Bom Temps o en Sheverport, a la espera de atracar el "Fangtasia" (¿alguien quiere no ir a ese bar?). Y no es el caso. El caso es que no se me va de la cabeza. Hoy iba a escribir sobre "Lo que el viento se llevó", una de mis asignaturas pendientes en este blog –la veo todos los años, sola, una tarde entera llorando. Una catarsis. Y me encanta–, pero no puedo. La cabeza se me va. Y para más inri, anoche, leyendo el cuarto libro de "True Blood" (son malos pero muy divertidos), supe que el vampiro Eric había estado en el rodaje de "Lo que el viento se llevó", y me parto. Al igual que me parto cuando se queda viendo a "Buffy, cazavampiros" o cuando Sookie cuenta lo que se le pasa por la cabeza –y por todo el cuerpo– cada vez que ve al rubio. Total, que los libros son malos, pero dan felicidad, como las palmeras de chocolate –más o menos–.
Y si bien es cierto que la serie no se ciñe demasiado a los libros, coge lo fundamental y lo enriquece: convierte un mundo fantástico, que sitúa en una localidad sureña (calor, música, cerveza, sudor, bares de carretera), en el escenario perfecto para hablar sobre la exclusión, los prejuicios y, en general, las bajezas humanas. Esto, bien aderezado con gente guapa, guiones con chispa y una banda sonora que quita el hipo –y sexo, claro, mucho sexo– dan como resultado afirmaciones de este tipo:
Mi hermana: "Nunca una serie me había generado tanta ansiedad".
Yo: "¿Ni "Perdidos", ni la séptima de "The Shield", ni "Mad Men"...?
Ella: No, no, ninguna. Las habrá mejores, pero ninguna que me apetezca más.
Y pienso: mira como las palmeras de chocolate; hay cosas mejores, pero ninguna que me apetezca más. De hecho, esta noche he soñado que me comía una –de las doraditas, finas y crujientes, con ese chocolate que se deshace– y ha sido un sueño muy feliz, sólo comparable al día que soñé que salía con Paul Newman cuando él tenía 44-45, el de "El premio" y esas pelis... ¡Qué pasada!
Por cierto, Moltisanti ha recopilado en su blog los vídeos promocionales y los posters de la tercera de "True Blood" y en "facebook" los grupos probill y proeric están que echan chispas.
A lo que vamos, a falta de cuatro días y siete horas, a poquito que Allan Ball se ciña a la historia del libro, vamos a temblar, porque ahora mismo, por lo que estoy leyendo, mejor no os cuento dónde anda Bill y qué hacen Eric y Sookie, porque os machaco a spóilers. Ah, y, a día de hoy, tomo partido: soy de Eric. Quizá mañana sea de Bill. Pero hoy soy de Eric, y hasta he cambiado mi foto del facebook y me he puesto a Eric con la boca chorreando sangre, el muy vampiro.
¿Que por qué hoy soy de Eric sin dudas?
A este vídeo –spóilers de la segunda– me remito. Me sobran las palabras. Mirad cómo mira, cómo la salva, qué valiente es, cómo habla (insisto, no hay que ver esta serie doblada), cómo sonríe... En fin. Pero claro, una piensa en Bill, tan mono... Bueno, sobre Bill ya pensaré mañana. Hoy somos de Eric y mañana será otro día (menos).

16 comentarios:

  1. Luisa, te felicito por tu entrada. Ahora me muero de ganas por ver True blood mientras me zampo una palmera de chocolate del tamaño de mi sofá.

    ResponderEliminar
  2. Yo también soy de Eric y no me gustan los rubios, pero igual que sus libros estos vampiros son aquello de me sienta mal, me va acaer peor voy a engordar que te cagas pero no puedo parar de comeer y en este caso de leer.
    Cuando leeas el 4º en el que Eric no es Eric pero si querras comer una caja de palmeras,jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola, Maga. Yo también me pirro por verla. True Blood es buena, pero con chocolate es aún mejor.
    Cuarentañera, estoy en el cuarto libro. Y Eric no es Eric, y pierde parte de su gracia, pero a Sookie parece molarle mucho.

    ResponderEliminar
  4. No me va a quedar más remedio que verla y mra que el rollito vampírico no me va...

    Saludos, Luisa

    ResponderEliminar
  5. Almalaire, no es una serie de vampiros. Bueno, sí, hay vampiros, pero es más una serie sobre lo humano. Y cómo podemos llegar a ser. Y lo que podemos llegar a hacer, y lo animales e instintivos que somos a veces. Y lo prejuiciosos.
    Saludos y gracias. Y anímate

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, si te animas, en el Mediamark está ahora mismo de oferta, a 17 euros la primera temporada. Sé que es un comentario un poco "maru" el que acabo de hacer, pero 13 buenos capítulos por ese precio... es un regalazo

    ResponderEliminar
  7. :D

    Me encanta el comentario "un poco maru" Luisa. Ya te contaré.

    ResponderEliminar
  8. Mary-chan11/6/10 13:53

    Pues con el “no spoiler” que has soltado, tengo muchas más ganas de verla. Que bien que ya queda poquito, porque ya necesito mi dosis semanal de vampiros.

    Yo soy de Eric hoy y siempre.

    ResponderEliminar
  9. Mary-chan, me encanta tu decisión: eres de Eric sin dudar. Yo soy más de Eric, pero cuando veo a Bill me enternezco, la verdad.
    Yo también tengo muchas ganas de verla, lástima que sólo pueda ser un capítulo a la semana

    ResponderEliminar
  10. ¡Escribe un día sobre lo que el Viento se llevó! Por favor. A ver qué dices. Siempre me acuerdo de aquello de "me afilio a las causas perdidas cuando realmente lo están" o algo así, que decía Clark Gable.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Es una de mis pelis favoritas. Y Escarlata... quizá mi personaje favorito del cine. Escribiré, te lo prometo.
    Quizá mañana.

    ResponderEliminar
  12. Sinceramente, no soy ni de Bill, ni de Eric. El primero por ser un coñazo y el segundo porque es el eterno "desaprovechado" de True Blood. Si hay una cosa que espero esta tecera temporada, es ver a Eric dando el juego que lleva prometiendo desde que apareció por la serie. En las manos de Alan Ball está la cosa.

    Con la tontería, le tengo muchas ganas a la premiere...

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  13. Uff, y yo. Yo también le tengo muchas ganas a la premiere. A mí, lo de ser de uno u otro me divierte, y me va cambiando. Creo que ser de uno u otro es una cosa más femenina que masculina. Pero, echando eso a un lado, la serie tiene calidades que nos hacen desearla.
    Viviremos para contarlo, Moltisanti
    El martes nos vemos las caras internautas con la resaca de sangre fresca

    ResponderEliminar
  14. Tu foto de Escarlata es lo que me ha traído aquí, y me embrujas con una serie que ni he pensado en ver...en fin, probaré con un libro que me gustan mucho más que la tele. Ya te contaré si Bill o Eric, pero eso sí que no a las palmeras de chocolate no me apunto, que me ha costado mucho superar la adicción.

    ResponderEliminar
  15. Bienvenida, Pilar. Para mí, en este caso concreto, es mejor la serie que los libros... En cuanto al chocolate... de vez en cuando me permito pecar. De hecho, acabo de hacerlo. Total, si ahora me voy al estreno de la tercera de True Blood, hoy es que la cosa va de placeres.¿Escarlata? ¿Te gusta? A mí me encanta. Hoy iba a escribir un post de "Lo que el viento se llevó", complaciendo también al fiel Igor",pero el tiempo (la falta de él), me lo ha impedido.
    Mañana será otro dia (Escarlata dixit)

    ResponderEliminar